viernes, 22 de julio de 2011

Libertad y Chavismo

Hoy en la mañana oigo un decreto sobre el ahorro eléctrico, y al final del mismo dicen a 199 años de la independencia, 148 de la Federación y 12 AÑOS DE LA GLORIOSA REVOLUCION BOLIVARIANA. El delirio que explicita esta declaración es del tamaño del ego del militar que hoy tiene el poder.

Las fotos gigantescas de Chávez donde sus simpatizantes parecen hormigas resumen este culto a la personalidad. El delirio militar con el uso y abuso del uniforme militar, y la uniformización de los simpatizantes refuerzan la militarización de la vida civil.

El final del decreto lo dice claramente, 12 años de gobierno Chavista, casi dos presidencias y media de la democracia con un balance que es bastante turbio. Doce años después, la mayoría de los socialistas con ética y dignidad que al principio veían con simpatía el cambio que representaba la entrada de Chávez a la presidencia ya no están con este proceso lleno de vicios y desviaciones.

Los objetivos de los militantes de la izquierda venezolana, de esa juventud rebelde y activa, objetivos tal vez no muy claros pero si con lineamientos y tendencias específicas, los puedo resumir, entres otros muchos en:

  • Libertad, libertad de opinión, libertad de protesta.
  • Justicia social, igualdad de oportunidades, desarrollo del país.
  • Antimilitarismo activo. Gobierno de civiles para civiles.
  • Gobierno honesto, contra la corrupción. El estado no es una fuente para hacerse millonarios, el estado no es la alcancía del partido.
  • Autonomía Universitaria.
  • Lucha antiimperialista y por la autodeterminación de los pueblos.
  • Solidaridad Internacional

En la práctica, que ha hecho esta revolución con esos objetivos, veamos:

El Golpe del 11 de Abril del 2002 y el paro petrolero posterior contribuyeron a que todo el poder se concentrara en el sector militar chavista. En esos momentos los militares aprovecharon la situación de inestabilidad y peligro. Esos mismos que toda la vida fueron paradigma de corrupción y nepotismo (con sus excepciones) se convirtieron de la noche a la mañana en sesudos e intrépidos militantes revolucionarios. De nada valieron los señalamientos de los perseguidos en la democracia por esos mismos militares ahora revolucionarios, de nada sirvieron tampoco las advertencias de los núcleos de base socialistas que denunciaban los manejos dudosos con muchos de ellos de protagonistas. El presidente confiaba en su equipo y su equipo era militar. Luego estos se encargarían con calma de expurgar cualquier residuo de independencia en las entrañas del proceso.

Cuando los Bolcheviques tomaron el poder estaba Europa en la primera Guerra Mundial. La Unión Soviética tenía que defenderse de los alemanes y de la resistencia zarista interna y después de la guerra, de la resistencia interna financiada por los países occidentales. Esta situación provoco que se concentrara el poder y que no se admitiera prácticamente ninguna crítica a las directrices del partido con la justificación de que habia que enfrentar a los enemigos internos de la revolución sin luchas internas debilitadoras. Aunado a esto, la visión leninista del partido contribuyo también a que la principal característica de los revolucionarios socialistas: la crítica, desapareciera, y prepararón el camino a lo que seria una de las dictaduras más brutales de la historia, como fue la de STALIN que como Cronos devoro a la dirigencia del partido y aletargo para siempre la crítica revolucionaria. Se dice en pocas palabras, pero es terrible Durante la Gran Purga, fueron ejecutados casi todos los bolcheviques que habían tenido un función importante en la Revolución de octubre o en el gobierno de Lenin. De los seis miembros del Politburó original, sólo Stalin sobrevivió, cuatro fueron ejecutados y Trotsky fue asesinado en su exilio en México en 1940. Los seis miembros del Politburó de Lenin, cuatro fueron ejecutados, Mijaíl Tomsky se suicidó, mientras que Stalin, Molotov y Mijaíl Kalinin continuaron viviendo. De los 1.966 delegados del XVII Congreso del Partido Comunista celebrado en 1934, 1.108 fueron arrestados y casi todos murieron ejecutados o en prisión, tras sufrir dentro el trato brutal habitual.”

En el ejercito rojo que había defendido exitosamente la revolución soviética Stalin también ejerció la lucha contra el enemigo interno “En total, 3 de los 5 mariscales, 13 de los 15 comandantes de ejércitos, 8 de los 9 almirantes, 50 de los 57 generales de los cuerpos de ejército, 154 de los 186 generales de división, todos los comisarios del ejército y 25 de los 28 comisarios de los cuerpos de ejército, de la Unión Soviética fueron juzgados y condenados.”

La desviación llego al extremo de girar una orden internacional a los partidos comunistas de asesinar a Trosky solo por el hecho de no compartir la política de terror de Stalin. Recordemos también la poca capacidad critica de los militantes de izquierda, producto de las línea ideológica autoritaria de los partidos comunistas y de lo difícil que era en esa época obtener información real de lo que ocurría en la Unión Soviética. Todo esto llevo a que militantes de izquierda como el muralista mexicano David Alfaro Siqueiros, se implicarán en su asesinato. Pero dejemos ya este triste recuento puesto que la idea de hacerlo es solo mostrar como ciertas acciones conllevan a la larga a que se generen desviaciones que en lugar de libertad e igualdad nos llevan a esclavitud e iniquidad. El partido Bolchevique devino en una estructura burocrática ajena a la discusión y la crítica, y los pocos críticos pagaban su osadía con la muerte o el ostracismo más oscuro.

En el proceso Chavista, los compañeros militares de Chávez (basados en la dicotomización estalinista de la sociedad entre chavistas y traidores) con sus vicios acuestas tomaron el control de los factores de poder y conjuntamente con el montón de oportunistas espantaron, bloquearon, excluyeron y persiguieron a miles de verdaderos revolucionarios o simples ciudadanos, éticos, críticos, con dignidad y sin ningún afán de adulancia o de culto a ningún dirigente.

La dicotomización de la sociedad que ha logrado mantener durante estos años la dirigencia chavista, ha creado el ambiente requerido para atacar terriblemente la libertad y la dignidad de los venezolanos. Para que un venezolano acceda a un cargo en alguna empresa del estado, que ahora son muchas, hay que agachar la cabeza, comerse la lengua, y callar opiniones, porque en toda entrevista de trabajo surge la vergonzosa frase “HAY QUE ESTAR CON EL PROCESO” como requisito. Como “brillantes revolucionarios” en lugar de convencer a la gente con discusión política y de garantizar la libertad crítica, estos señores pisotean la dignidad del venezolano con un vulgar chantaje. La triste celebre organización de seguridad de PDVSA OPCP y otras similares tienen entre sus tristes tareas ser los verdugos de la libertad.

Así, estos grupos se fueron posesionando de ministerios, empresas nacionalizadas, donde armaron estructuras burocráticas regidas principalmente por nepotismo y amiguismo. Estos vicios no surgen como desviaciones atípicas del proceso sino que son consustanciales al mismo. Un proceso donde prevalece el CAUDILLO, el gran Líder (el Funher alemán), en el lenguaje chavista militarista "el Comandante Presidente", como máximo jerarca o rey absoluto del país y del proceso. Es natural que este caudillismo derive a niveles inferiores, que al igual que el máximo caudillo aplican el nepotismo y el amiguismo para copar los puestos de sus parcelas de poder. Recuerden que el padre del Comandante Presidente fue el gobernador de Barinas, su hermano alcalde de la ciudad de Barinas, su otro hermano gobernador de Barinas, su primo presidente de Pequiven, y decenas de primos y otros familiares ubicados en posiciones de cabecera en ministerios o institutos del estado. Este ejemplo, donde prevalece el nepotismo por encima del merito político, académico, técnico o laboral se ha extendido a lo largo de toda la gestión chavista. Así es que la Refinería X, la fábrica de cementos Y, el Instituto Nacional de ZZZ caen en manos de un grupo, y ese grupo aplica el nepotismo, el amiguismo para controlar ese bien de la nación de manera arbitraria. Ya no es que todo venezolano tenga derecho a acceder a trabajar en una de estas instituciones sino que hay que tener contactos, de nada vale el merito, la honradez, la capacidad, la ética. Hay que saber agachar la cabeza, callar opiniones y olvidarse del orgullo para poder ser seleccionado para un trabajo.

El chavismo tiene como estrategia no matar la libertad de un balazo en el corazón, sino dejarla desangrar, favorecer su muerte de forma suave y lenta. De este modo centra su ofensiva sobre la clase media, que al tener un ingreso que le resuelve su situación económica le permite la libertad de opinar y disentir. La estrategia es cercar y destruir toda iniciativa económica ciudadana de modo que el estado y su burguesía política aseguren su permanecía en el poder ilimitadamente. Por eso si revisamos la economía del país vemos que los sobrevivientes, los ganadores son los grandes, los importadores venezolanos y extranjeros, los banqueros, los oportunistas, los corruptos; los perdedores son la pequeñas empresa, la clase media venezolana, la ética y la honestidad.

La pretensión del régimen no es mejorar la sociedad, sino asegurar su permanencia y esta se basa en controlar todos los medios de producción, para convertirnos a todos en explotados de esa burguesía política que viaja, disfruta, toma los mejores vinos y whiskys, usan buenas camionetas, van al glaciar Perito Moreno en Argentina con toda su familia y comitiva, usan corbatas Louis Vuitton, van a USA, Europa, comparten con artistas de Hollywood en agasajos íntimos, salen del país sin pasar por la tortura de CADIVI y disfrutan de la riqueza de Venezuela como reyes absolutos.  En fin, la meta es el modelo cubano, donde los ciudadanos como me decía un medico cubano que conocí en un hotel caraqueño "Estamos aquí porque en Cuba no hay trabajo y lo hago para sobrevivir, no por que haya una mística revolucionaria, solo por sobrevivir". Pobres ciudadanos cubanos usados como mercancía y carne de cañón de una burguesía política ciega de poder y alejada del amor a un pueblo libre.

En fin, el objetivo final del régimen es eliminar la libertad económica de los ciudadanos para poder mediante el chantaje y la manipulación política conseguir permanecer en el poder. “La gente humilde es agradecida”, una frase muy inteligente- La gente sin libertad económica es mas propensa a ser manipulada, a desconocer sus derechos, a permitir que se establezca una relación amo esclavo, señor servidor, caudillo seguidor. Mientras más pobres, más manipulados y explotados serán por esta burguesía política chavista.

Si revisamos las leyes punitivas contra la libre manifestación, contra la libertad de opinión, si advertimos la conformación de bandas armadas tipo fascistas, como las grupos del 23 de Enero, las milicias bolivarianas, todos con el apoyo del estado; vemos claramente que el modelo que busca el chavismo requiere someter la libertad. Hay que pedir permiso para manifestar, prohibido pitar o cacerolear a un ministro, a un militar,  prohibido cerrar una calle para manifestar ante un problema, prohibido hacer huelgas jutificadas en empresas del estado. El régimen considera todos estos actos como punitivos, como actos de traición, y por tanto amenaza y ejecuta castigos contra la libertad ciudadana. Los tribunales por otro lado se ciernen como espada de Damocles en el cuello de los ciudadanos, y la lengua calla por miedo a no conservar o conseguir un trabajo. Las bandas armadas se usan para amedrentar y generar el miedo, la violencia del hampa también ayuda en este sentido.

Estos son solo algunos aspectos que vulneran la libertad en este régimen militar que hoy tenemos en Venezuela. 

Venancio Loval