domingo, 31 de julio de 2016

La Curva S de La Madurez Tecnológica, la curva S del Cambio. La Libertad Devuelta.


Recuerdo dos momentos de mi vida que me impresionó una misma gráfica, usada para explicar cosas distintas pero ambas interesantes, cosas que aún hoy me impactan.

Corría el año 83 u 84, estaba por graduarme como Ingeniero de Sistemas en la ULA, Mérida, Venezuela, no recuerdo con certeza si fue en una charla, una conferencia, o en una clase del seminario donde un profesor nos explicaba la curva de la Madurez Tecnológica, en otras palabras la curva del desarrollo de nuevos conocimientos (ciencia)  y de la aplicación de estos como tecnología. Esta curva llamada  Logística o curva S, la podemos ver abajo:



La curva de la Madurez Tecnológica intenta explicar que al comienzo la investigación científica, ocupa mucho tiempo y no impacta en la mayoría de la gente, sino en un grupo minúsculo de científicos que hacen la investigación. Luego el conocimiento cuando ya está maduro y comprobado se aplica a una actividad que favorece a la gente u otras como la guerra que la destruye, es decir se convierte en tecnología. Al principio esa nueva tecnología tarda en imponerse pero luego se extiende de manera inusitada y poderosa creciendo su aplicación casi en vertical como lo muestra la segunda sección de la curva de la Madurez Tecnológica. Luego la tecnología pasa  a ser parte normal de la vida de la gente y la curva se estabiliza.

En esa época apenas se empezaba a difundir el uso de las computadoras de escritorio. Hoy 30 años después tenemos teléfonos inteligentes y computadoras de 500 $US que superan las prestaciones de todo lo que disfrute en mi educación en la Universidad que usaba computadoras de cientos de miles de dólares. La curva de la madurez tecnológica la viví en carne propia, para bien.

Hoy siento que la situación de las energías renovables y ecológicas están al mismo nivel que los 80, es decir que en poco tiempo entraremos a la segunda sección de la curva y habrá una difusión masiva de la nueva tecnología y la sustitución de la anterior: la de energía fósil. 

Venezuela está ante un reto inmenso en su futuro. Requiere libertad, armonía, confianza, espíritu de trabajo, y fe en el futuro. Cosa que el régimen actual está muy lejos de ofrecer. Y pensando en ello es que me surge otro recuerdo sobre la curva S que vale la pena compartir.

Pasaron muchos años y de nuevo la curva S apareció en mi vida. Era la época de la unificación de la empresas de PDVSA, cuando Caldera II o a fines de CAP II (incluyendo su sucesor). Recuérdese que el proceso de nacionalización que llevo a cabo CAP I dejo las estructuras de las empresas petroleras privadas incólumes, se nacionalizo la Shell y se le cambio su nombre a MARAVEN por el cacique motilón Mara; la Creole se nacionalizo con el  nombre Lagoven, obvio por el Lago de Maracaibo. Note los nombres asignados, y como ejercicio imagínese que nombres hubiesen puesto los totalitarios chavistas actuales, tal vez Maisantaven y Supremoven, ¿tal vez?. 

Perdonen la digresión anterior pero volviendo al tema, cuando se planteó la integración de las compañías petroleras nacionalizadas con la única publica Corpoven, lamentablemente había que reducir personal, donde habían 3 gerentes de informática tenía que quedar 1, y así con la mayoría de todos los cargos. Todos los puestos similares de 3 compañias tenian que integrarse en uno solo. Lo que se logró hacer para evitar tanto despido fue reubicar personal en las empresas mixtas: SINCOR, Cerro Negro, etc., que en ese momento surgían por la apertura petrolera de Caldera II; y la reubicación de personal en empresas privadas relacionadas con el sector.  Pero todo ese proceso se explicaba basándose en la curva del cambio organizacional, cuya explicación gráfica se basaba de nuevo en una curva S.




La curva de aceptación del cambio, trata de explicar desde el punto de vistas del que hace el cambio como este impacta sobre los individuos sometidos al mismo. Está conformada por 3 secciones: la primera de pendiente ascendente tiene que ver con la percepción del cambio y la aceptación de que realmente un cambio está ocurriendo, las segunda sección de pendiente descendiente muestra la Resistencia de los sometidos al cambio mientras se ejecuta el mismo, y la última sección muestra el comportamiento de los sometidos al cambio después que han sido implantados o ejecutados.

A continuación me tomo la libertad de manejar la interpretación del la curva S del cambio, bajo dos escenarios: el escenario empresa y el escenario país.

Note que en la curva hay tres puntos donde hay una salida o expulsión de aquellos que no aceptan el cambio. Al principio muchos NO CREEN que realmente habrá cambio, lo ponen en duda, piensan que son simple palabrerías; se dicen eso así mismo, y no aceptan la realidad de que las cosas están realmente cambiando. En esta primera instancia ya hay quienes reniegan del cambio que se quiere hacer y salen expulsados. A nivel de empresa, despedidos. A nivel de país, perseguidos y execrados, apátridas. Hay un grupo que permanece y cree que el cambio no lo afectará negativamente, intentan volver a hábitos anteriores a nivel organizacional, y si es a nivel de país, a comportamientos democráticos si el cambio implica dictadura. Es decir, esos grupos ejercen acciones de resistencia. En ese instante, el cambio realmente se está implementando y hay cambios efectivos en los procedimientos y en el comportamiento organizacional, o en la reglas democráticas del país y en el uso de facto del poder del estado para controlar la sociedad .

Evidentemente la gráfica que mostramos tiene el punto de vista del que impulsa el cambio, y en la etapa final de la implantación del cambio sale expulsado otro grupo importante de gente, en la gráfica dice "Vencidos", en la vida real son Despedidos de la empresa, o Expulsados, Exiliados Políticos del país sometido al cambio dictatorial. 

Cuando ya los cambios se han aplicado totalmente hay otra salida de gente, de personas. Son los que no aceptan el cambio, los que son hostiles a lo que el cambio representa. Luego viene el proceso de aceptación. En la gráfica "Éxito", y en la vida real es la incorporación a la nueva estructura organizacional de la empresa. Y a nivel del país sometido a dictadura, la de aceptación, o de sumisión ante el sistema nuevo, dictatorial y perverso.

Hoy en Venezuela estamos en la segunda sección de la curva del cambio, la sección de  RESISTENCIA. La protesta ciudadana ha impedido que se implante todo lo planeado por los totalitarios. Por tanto el Cambio Totalitario puede ser revertido.

La ventaja mayor que tenemos es que el miedo no está de nuestro lado, por la calle, por el camino que en el devenir diario enfrentamos, se oyen libremente las voces de disgusto ante el oprobio que vivimos. Los aliados a la élite chavista, los boliburgueses, los enchufados, todos, se ocultan y les da vergüenza mostrarse en público. Cosa que NO sucede en pueblos vencidos como el cubano. Pero en Venezuela !No¡ el pueblo venezolano pasea orondo por sus calles mostrando su descontento. Y todo indica que la curva S para los chavistas no pasará de la segunda sección, y que retornaremos a la democracia. Pienso esto a pesar de que la dirección actual de la oposición , especialmente en su accionar del 2016, no se comportó a la altura de la responsabilidad que tiene con los ciudadanos, y que a veces en lugar de ser factor de cambio positivo se convierte en obstáculo para realizarlos. Esa dirección debe recapacitar y también renovarse, de modo que represente el sentimiento colectivo de los venezolanos que vivimos en este país destruido, y realmente potencie las fuerzas del cambio democrático.

El gran error de la democracía venezolana fue permitir el avance la desigualdad y el estancamiento del ascenso social por el merito al trabajo. Lo que provocó una sociedad fertil para que germinara y creciera con fuerza la izquierda o la derecha totalitaria. De hecho una vez que la izquierda totalitaria toma el poder, que es nuestro caso, trata por todos los medios de mantener la desigualdad, y procura que el ascenso social se produzca solo por "meritos" políticos (partidismo, amiguismo, nepotismo, distribución de micropoder corrupto,etc), y hace esfuerzos por mantener a los ciudadanos en la pobreza, en la necesidad, y dependientes de lismosnas del estado, para que sean susceptibles al control social. 

Ninguna democracia se sostiene si la gente no tiene mecanismos de acceder a una buena educación, a salud,  y especialmente si el ascenso social no se basa en el esfuerzo y el trabajo de sus ciudadanos.

Venancio Loval
 

jueves, 21 de julio de 2016

Totalitarismo y Mentira




El Totalitario siempre Miente

La frase "Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad" tiene mucho de cierto, no con el que vive la mentira que sabe que es mentira, ofensa y burla a su situación, pero para los que están fuera del contexto y que viven en una sociedad de respeto democrático y de ética este bombardeo de Mentiras a veces hace dudar e incluso asumir la mentira como verdad. 
 
En la novela 1984 de Orwell, la distopía del estado totalitario, hay características propias del chavismo en una novela escrita durante 1948. El gran hermano, los vecinos delatores vienen a ser como los patriotas cooperantes del chavismo. La mentira abierta, obscena y extrema se resume en el siguiente dialogo:
 
¿Cuantos dedos tengo en la mano? respondía cinco. No es así, el partido dice que son cuatro. ¿Cuantos dedos tengo en la mano? Cuatro.


El chavismo es un régimen totalitario de izquierda y por tanto la mentira juega un rol fundamental para el control y la permanencia en el poder. http://reflexionvenezuela.blogspot.com/2013/11/chavismo-tres-caracteristicas-fascistas.html


El Poder de la Palabra

Nuestro Ángel Rosenblat en sus libros hablaba sobre el poder mágico de las palabras, de cómo desde las épocas más antiguas del hombre la palabra se veneraba y se le asignaba un poder inmenso. De modo que las oraciones de cualquier religión y creencia se apoyaban en la repetición continua de palabras, frases u oraciones a fin de obtener lo que el fiel pide.

De allí que ellos establezcan un lenguaje donde usan palabras que usualmente tienen buenas connotaciones, que significan amor, bondad, respeto, etc. pero le dan un significado y unas implicaciones distintas, tendientes siempre a disfrazar el mal que ellos perpetran.

Así es que hablan de Personas Detenidas y no de Presos Políticos,  de Reducción Calórica y no de Escasez y Hambre, de Guerra Económica y no de Saqueo a un país y a su gente, de Colectivos Revolucionarios y no de Paramilitares y Bandas Asesinas, de Alianza Cívico Militar y no de Militarización del País, de Hegemonía Comunicacional y no de descarada Censura. 

Por eso convierten palabras como Patria, Soberanía, Independencia y otras hermosas palabras en justificaciones para detener, encarcelar, perseguir, y a veces asesinar a gente que simplemente opina distinto. 


En fin todo Totalitario requiere de un lenguaje que disfrace la realidad oscura y cruel con palabras que usualmente representan cosas hermosas, éticas y dignas. En la novela 1984 hablaban de una Neolengua; el chavismo trata de crear su propio lenguaje totalitario que le permita presentar y vender ante el mundo el infierno, que vive la gente sometida a su control, como si este fuese un Paraíso. 

El Totalitarismo y la Mentira

El totalitarismo incluyendo nazistas y comunistas le ha dado un valor inmenso a la palabra como instrumento para la mentira y mecanismo de control social. Es así que Goebbles fue el maestro de la propaganda y del falseamiento de la verdad y de la historia. Stalin fue el perfeccionador de las técnicas de la mentira, del cambio de la historia. Es maravillo ver como el Estalinismo hace desaparecer como protagonista de la Revolución de Octubre a Trotsky. Incluso en tiempos cercanos antes de la caída de la Unión Soviética las imágenes de Mijaíl Gorbachov no tenían una mancha en su frente que era censurada por “razones de estado”. Así como  la imagen de Gorbachov era modificada por la Mentira, en nuestra Venezuela chavista la imagen de Bolívar muto a la de un mulato gracias a la mentira. http://reflexionvenezuela.blogspot.com/2013/11/totalitarismo-censura-y-un-bolivar.html

Recuerdo que en la épocas pre internet en la casa de toda familia que quería estar bien informada había un ejemplar del Almanaque Mundial, donde se recopilaban estadísticas mundiales por país. Una de mis distracciones era mirar estas cifras y comparar las de USA, la URSS, China, Japón, etc. Era increíble según esas estadísticas lo avanzado y desarrollado que era la URSS vs USA, en muchos apartados era líder y estaba mucho más avanzado que  los Estados Unidos.  Pero inexplicablemente la URSS cayó, se disolvió, la economía era un desastre, las estadísticas eran solo Mentira. La URSS dependía fundamentalmente del Petróleo, era más un país mono productor que un país desarrollado.

Venezuela Mentira y Desparpajo.

En Venezuela vivimos en un sistema que cada día deriva más al Totalitarismo. El totalitario censura la libertad de opinión del individuo, y castiga la libre opinión con dureza, bien sea castigo económico o carcelario. De ahí que la vida de los ciudadanos esté atravesada por una red de hipocresías y mentiras. Al poder de la burocracia se le llama poder del pueblo. A la clase obrera se la esclaviza en nombre de la revolución. A la humillación completa del hombre venezolano inmerso en colas para comprar comida, medicinas, etc; con salarios miserables de 20$ mensuales, y sometidos a un chantaje cruel para optar a una bolsa de comida o a un puesto de trabajo mal pagado, etc., etc., se le contrabandea como su definitiva liberación revolucionaria. A la censura de la información y a la fábrica de mentiras  se le llama hegemonía comunicacional. A la manipulación autoritaria se la llama control público del poder. A la arbitrariedad se le dice aplicación de la justicia revolucionaria. A la asfixia de la cultura se le llama desarrollo de la cultura popular. A la práctica de la política intervencionista derrochadora en el exterior se le llama independencia y soberanía. A la farsa electoral se le llama democracia. Al fracaso económico producto de la escandalosa corrupción e ineptitud de la élite chavista se le llama consecuencia de la guerra económica. A la represión contra población por parte de grupos de paramilitares pagados y manejados por el régimen lo llaman defensa popular de la revolución... 

El poder es prisionero de sus propias mentiras y, por tanto, tiene que estar diciendo continuamente falsedades. Falsedades sobre el pasado. Falsedades sobre el presente y el futuro. Falsifica los datos estadísticos. Hablan del poder del Pueblo pero conforman un aparato militar, policíaco y paramilitar avasallante, capaz de todo, solo con el objetivo de controlar a ese pueblo que ellos dicen liberar; de modo que las ciudades y pueblos venezolanos parecen tomados por un ejercito enemigo de tanto uniforme verde que pulula y amenaza. En síntesis, el Totalitario Miente cuando dice que no miente. 

De allí que la Mentira continua con desparpajo de parte de todos los funcionarios: No hay escasez de medicinas, los problemas eléctricos son por sabotaje, hay una guerra económica, no hay escasez de alimentos, las líneas aéreas, en la época de las olimpiadas de Brasil, no llegaban a Venezuela porque desvían los vuelos a Brasil, las enfermedades como paludismo, zika, etc., están controladas; la inseguridad es una sensación, hay políticos presos pero no presos políticos, no hay censura solo hegemonía comunicacional, y así un largo etc.


La Mentira pequeños ejemplos:

Maduro, Cabello, José Vicente, y la mayoría  de la élite chavista mienten cuando ridiculizaban como pequeña manifestación a la marcha denominada "La Toma de Caracas" ocurrida el 1ro de Septiembre de 2016y que realmente como se puede constatar por los medios de información convocó ríos de gente, a más de un millón de venezolanos que pedían revocatorio y democracia. Mintieron sobre la cantidad de los asistentes a la marcha de la oposición con caradura, a pesar de que todo el mundo pudo fácilmente constatarlo. Mintieron cuando Cabello ante la escuálida concentración chavista de respuesta coloca una foto del 2012 para valga la redundancia mentirle al poco pueblo chavista que queda.

El vicepresidente para la Planificación, Ricardo Menéndez, ofreció en Julio del 2016 las siguientes declaraciones llenas de artera mentira: “Aun con la agresión de estos últimos tres años, el 94% de la población de nuestro país come tres o más veces al día“, durante su intervención en un foro en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, Estados Unidos.“  a sabiendas que la mayoría del pueblo venezolano se le ha impuesto la miseria mas terrible y el plan de ajuste mas perverso de toda su historia. http://reflexionvenezuela.blogspot.com/2016/08/el-ajuste-economico-salvaje-chavista.html

Pero ellos son Totalitarios y Mienten, y mientras mienten ríen y se hacen los graciosos, y respiran como falsos revolucionario y reales saqueadores de las riquezas y el trabajo de una nación entera.

La Peor Élite que ha gobernado el país:

Hoy el país sigue entrampado con un gobierno totalitario, mentiroso, que prefiere sacrificar la sangre de jóvenes venezolanos, destruir la economía, encarcelar a miles de venezolanos, a ceder el poder que ellos mal administran. El amor que dicen tener por Venezuela es falso. Si ves al objeto de tu amor destruyéndose, desangrándose, huyendo sus hijos, tienes que reflexionar, si eres incapaz de remediar la situación si realmente lo amas, te apartas. Pero No. Solo Mienten, Reprimen y Destruyen.

Venancio Loval