jueves, 29 de septiembre de 2016

Revoluciones Revolucionarias y Revoluciones Reaccionarias




Luego de 18 años de palabrería revolucionaria, de justificación de desmanes en base a un proceso revolucionario que le ha hecho un daño terrible al país, se puede concluir sin lugar a dudas que en Venezuela no habido un proceso Revolucionario sino un proceso Reaccionario. 

Ciertamente en la historia del mundo ha habido revoluciones reales que han significado un cambio positivo para las sociedades entre ella podemos mencionar:
  


 La Revolución Democrática Griega.
 La Revolución Inglesa de 1642. 
 La Revolución Francesa. 
 La Revolución Norteamericana

La Revolución Democrática Griega:

La primera revolución realmente revolucionaria la hicieron los griegos cuando se plantearon el gobierno democrático, el gobierno del pueblo para el pueblo, en una época donde lo que había eran reyes, emperadores y tiranos. La creación de la democracia por los griegos cambió la historia de toda la humanidad, fue un largo proceso iniciado con la eliminación de la monarquía y los reyes, y con la pérdida del poder de una reducida aristocracia ante los ciudadanos, y que culmina en la época de Clístenes a finales del siglo VI A.C. Evidentemente no era democracia para todo el mundo, pero si para todos los ciudadanos nacidos libres, todavía existía la esclavitud pero todos los ciudadanos de Atenas podían elegir democráticamente a quienes los conducirían en la paz y en la guerra. El modelo democrático está íntimamente relacionado con la explosión del conocimiento griego. La democracia mediante el ambiente de libertad que genera, junto a una religión politeísta tolerante, que reconocía como algo natural el poder de los dioses de los otros pueblos, permitió  que la inventiva y la creatividad fuesen parte del espíritu griego. Todo esto ayudó a desencadenar un progreso increíble en casi todas las áreas del pensamiento y el arte humano, delineando lo que es hoy nuestra civilización.  En filosofía con Sócrates, Platón, Aristóteles, Descartes, Demócrito, Arquímedes,  y un largo etcétera. En la arquitectura, la escultura, la pintura, la poesía, el teatro (Sófocles, Esquilo, Eurípides), en la historia Heródoto, Tucídides, en la Medicina, en la matemática Pitágoras, en fin los griegos sentaron lo que serían las bases de la civilización humana. 

La historia de la humanidad siempre ha estado entre dos extremos: el anarquismo y el poder absoluto (la tiranía, la monarquía, la dictadura) llamémosla como un homenaje a los griegos Tiranías. La democracia es la manera más racional, humana y justa de ejercer el poder, sin embargo las tiranías son más efectivas en la guerra, de modo que Grecia fue libre mientras tuvo la ventaja que le daban sus conocimientos y su espíritu, productos de su propia democracia y de la libertad de pensamiento que la caracteriza. Luego caería en manos de las tiranías, en manos de Filipo de Macedonia, de Alejandro Magno y luego de Roma. A partir de allí, Grecia viviría un sueño prolongado bajo el manto de las tiranías, las dictaduras y los gobiernos absolutistas.

La Revolución Inglesa de 1642:

La Revolución Inglesa del 1642 que empezó con el decapitamiento del Rey Carlos I de Inglaterra, la dictadura de Cromwell y finalmente culminó con la destitución del Rey Jacobo II en 1689 y el reparto del poder entre la oligarquía inglesa y el rey.  La concentración del poder absoluto en el rey y su séquito en Inglaterra llega a su fin con la caída de Carlos I y Jacobo II, a partir de allí la oligarquía británica a través del parlamento ejercía democráticamente (entre sus iguales, excluyendo a la plebe) el poder real del estado. Esta especie de democracia limitada contribuyó a que Inglaterra fuese el país mejor preparado para dar el salto de conocimiento necesario para lo que sería la revolución industrial. Los sectores de la amplia aristocracia inglesa tenían mayor libertad para inventiva, la creatividad y el emprendimiento que sus contrapartes continentales.

La Revolución Francesa:
 
La revolución francesa de 1789 por su impacto es reconocida como el máximum revolucionario. La Revolución Francesa como la inglesa de 1642 y la rusa de 1919 destruyeron físicamente a la realeza, sin embargo la inglesa llega a un cambio de modelo de poder conservando la figura del rey, pero compartiendo el poder entre el rey y el parlamento. La revolución francesa luego de eliminar al rey y su entorno y enfrentarse al clero, no pudo implantar un nuevo modelo de poder de inmediato. Napoleón fue la reacción contra el nuevo modelo de poder democrático, Napoleón con su afán de convertirse en emperador representa con el disfraz de revolucionario la reacción a los cambios. Sin embargo, toda la carga de ideas democráticas  que la revolución había desparramado a lo largo de los años germinarían posteriormente en la república Francesa. El ambiente de libertad y pensamiento libre a que propendía la revolución contribuyó a que Francia fuera un actor importantísimo en la revolución industrial y del conocimiento que se gestaba ya en el siglo XVIII.

La Revolución Norteamericana 

La independencia de los Estados Unidos de Norteamérica de 1776  inbuida en la misma tormenta de ideas de la Revolución Francesa propone una forma de gobierno republicana y democrática, con mayores libertades y derechos para los ciudadanos. Evidentemente la democracia se aplicaba para los hombres blancos, no para negros, indígenas y mujeres. Pero representó un gran salto para la sociedad, y potenció al nuevo país para enfrentar los retos que un mundo altamente cambiante demandaba, que estaba en plena revolución industrial, . 

Estas 4 revoluciones realmente tienen el nombre bien puesto porque cambiaron definitivamente el modelo de cómo se ejercía el poder político. Un cambio que fue positivo porque redundó en progreso económico, social y en las libertades y los derechos del hombre.

A partir de las ideas surgidas en este largo proceso, la idea de democracia se fue imponiendo, fortaleciendo, se fue extendiendo a todos los ciudadanos, a los más pobres, a las mujeres, a las minorías negras, indígenas, etc. 

Sin embargo la palabra revolución es muy atractiva; frecuentemente se usa para calificar a procesos o revoluciones reaccionarias, es decir que se resisten al cambio del modelo de poder del estado; son revoluciones que hablan de cambio pero solo disfrazan de revolución lo que en si es un proceso reaccionario para conservar el modelo del poder absoluto o para revertir el modelo democrático a uno de tiranías. 

Entre las muchas Revoluciones o Procesos Reaccionarios que ha sufrido el mundo destacaremos las siguientes:



La Revolución Rusa de 1919. 
La Revolución China de Mao Tse-Tung. 
La Revolución Cubana de 1958.
La Revolución Chavista.

Revolución Rusa de 1919.

La Revolución Rusa de 1919 como lógica debió llevar al imperio zarista a una república democrática, pero Lenin y Stalin llevaron al gigante ruso a un estado totalitario de poder absoluto donde se cambió el Zar por el presidente del partido, la aristocracia por el directorio del partido, y la burocracia absolutista por el aparato del partido = al estado. En fin la Revolución Rusa no fue una revolución sino un proceso reaccionario contra la real revolución que era la creación de un modelo de poder democrático y no absoluto. Se conservó el modelo de la tiranía, se cambiaron las vestimentas de los gobernantes absolutos, disfrazándolos con un manto de falsa revolución y una nueva fe religiosa justificadora: la ideología intolerante y violenta del comunismo. Estas falsas revoluciones no contribuyeron al progreso de la sociedad, ni a obtener mayores libertades y mejores condiciones de vida, más bien lograron estancar a sus pueblos y llevarlos a condiciones de pobreza y falta de libertades. 

Revolución China de Mao Tse Tung.

El proceso reaccionario contra la revolución democrática se sucedió también en China, cuando luego de la Segunda Guerra Mundial el emperador chino perdió su poder, y se vislumbraba al menos el intento de una república democrática China. Mao Tse-Tung (Mao Zedong)  y su partido comunista  detuvieron la revolución democrática e impusieron la sustitución de un emperador y su corte por otro similar: El Líder del Partido y los miembros del partido. De nuevo como dice el dicho “el mismo musiú con diferente cachimbo.”

Revolución Cubana Castrista.

La Revolución Cubana de 1958, no fue una revolución sino un proceso Reaccionario. Mantuvo las tradiciones dictatoriales cubanas, del dictador Baptista se pasó al dictador Fidel Castro, de la élite depredadora de la dictadura de Baptista se pasó a la burocracia saqueadora del partido comunista cubano. El pueblo siguió sometido a una dictadura y su élite. Abandonado y empujado a la pobreza y a la dependencia del estado, sin libertades de opinión, de tránsito, censurado y vigilado.

Revolución Chavista

La revolución Chavista es un proceso reaccionario, pero sí podemos llamarla Revolución. Una Revolución Reaccionaria porque destruyó un modelo democrático que se había establecido, con sus errores y limitaciones por un modelo de poder absoluto. Basado como en Cuba, China y la URSS en el líder del partido, los miembros del partido y el ejército; de donde surgió el régimen. El poder absoluto fundamentado en el culto a la personalidad, en una élite del partido y en una élite militar, depredadoras y saqueadoras, solo podría producir, como lamentablemente lo vivimos en carne propia, atraso, pobreza y falta de libertades. 


En conclusión la Gran Mentira del Proceso Revolucionario chavista justifica todo un proceso reaccionario contra la revolución democrática que caracterizó al siglo XX. La Democracia ha sido hasta ahora solo un suspiro en la historia del hombre. La gran mayoría del tiempo histórico del hombre ha sido monopolizado por la tiranía, unas más absolutas otras más liberales, unas más débiles otras más fuertes, pero tiranías al fin y al cabo. La democracia prevaleció brevemente en la Grecia antigua, en Roma antes de Julio Cesar, hizo pininos en Inglaterra, y luego a partir de la Revolución Francesa y Norteamericana se inaugura un periodo de expansión de su modelo; pero la tiranía (el ansia del poder absoluto de una pequeña élite) nunca ha cejado en su lucha, persiste aún en gran parte del mundo y sigue en la pelea, como una gran espada de Damocles que nos amenaza.

Venancio Loval