viernes, 28 de abril de 2017

A encarar el terror, el chantaje y el miedo de la Dictadura.




Revisando el ensayo de Albert Camus "Ni víctimas ni verdugos" escrito entre 1946 y 1949 me doy cuenta que trata temas cercanos a lo que vive Venezuela. Francia salía de una Segunda Guerra Mundial donde la ideología y la palabra Patria, entre otras, fueron preponderante como justificación para la violencia y la muerte. Todo ello me hizo escribir estas líneas sobre la triste situación que hoy vive Venezuela.

Los grandes jefes chavistas se dicen valientes cuando rodeados de seguridad, de guardaespaldas, de soldados, de anillos de seguridad, de camiones blindados, gritan "Doy mi vida por la Revolución" y mandan a asesinar jóvenes desarmados que protestan pacíficamente por libertad y democracia.
 
Valientes, nuestro pueblo que sale todos los días a protestar a sabiendas que estos dictadores no tienen sensibilidad ante el dolor ajeno, más bien se burlan, bailan y ríen mientras nuestras familias están de luto, o sufren por un ser querido asesinado, preso, herido o exiliado.

Valientes, nuestros muchachos que salen a protestar sin nada en las manos, sabiendo que envían colectivos  y guardias nacionales brutales a reprimir, a generar el terror usando la violencia revolucionaria. Revolución falsa, desastrosa y miserable con la que ellos justifican las violaciones de los derechos humanos de los venezolanos. De 2014 a 2017 ya han asesinado a mas de 150 venezolanos, y han sido encarcelados y/o exiliados decenas de miles.
 
La dictadura totalitaria chavista ha privado al pueblo venezolano de futuro. Ninguna vida es plena si no se vislumbra un futuro de progreso y ascenso social; peor aún si lo que se aprecia y se espera es un declive continuo en la calidad de vida. Vivir contra un muro es terrible; ese muro hay que derribarlo.Venezuela no merece ser un país de transito.

La élite del totalitarismo chavista ha perdido el apoyo de la población. El pueblo se ha dado cuenta, al ver la  praxis publica, corrupta y ostentosa del líderazgo chavista. Han perdido la calidad humana, eso que hace sentir empatía ante el dolor ajeno.

A lo largo de estos 20 años que tienen en el poder los hemos visto mentir, envilecerse, matar, deportar, torturar, corromperse y hasta ahora no ha sido posible encontrar un resquicio de humanidad y sentido común en quienes gobiernan este país. Son tercos en el error y siguen haciendo el mal a los otros. ¿El porque tanto empeño en destruir y arruinar vidas? es una pregunta de múltiples respuestas, en el mejor de los casos uno piensa que basados en una Revolución falsa y fracasada justifican los errores y los terrores a que someten al pueblo, pero también con el argumento de proteger la revolución ocultan el manejo opaco y corrupto de los bienes y las finanzas públicas. En ese mismo camino oscuro vemos como se enriquecen sin freno sin producir nada, vemos como abusan de los otros, los maltratan,los persiguen, vemos como protegen ladrones y asesinos, como arman bandas de matones, como destruyen sin tregua todo lo que producía todo lo que era agradable y lo convierten en una cosa vacía, hueca, sucia, improductiva,... Pero lo peor es que no hemos visto atisbo de humanidad o sensibilidad ante el dolor de los otros, lo que vemos es cinismo y crueldad.
 
El diálogo lo han hecho fracasar diciendo que quieren dialogo, luego inmediatamente amenazan con guerra y muerte, con la batalla de Santa Ines, y que esa frase miserable de Hiede a Muerte. Por supuesto, que un régimen armado hasta los dientes que quiere imponer su dictadura, que no respeta a los otros, un régimen que no se puede persuadir, es un régimen que da miedo, no por miedo a enfrentarlo que en la mayoría del venezolano sé, por los hechos, que no lo hay, sino por el costo de sangre, sudor y lagrimas que tendrá la salida democrática, para un pueblo desarmado que solo puede ofrecer resistencia pacífica. Peor aún cuando el cinismo de los hombres del régimen los lleva a aplicar el viejo dicho "Si Pan y Circo no funcionan para detener la protesta del pueblo, solo la violencia, el terror, la muerte y el chantaje podrán hacerlo". Así es, la nueva estrategia para tratar de permanecer en el poder se basa en la implantación del Terror Revolucionario, y del uso de la amenaza y el chantaje como mecanismo de control social de la población. 
 
La idea del régimen es fomentar el miedo. El miedo a ser reprimido, a ser asesinado, a perder el trabajo, a ser encarcelado. Hay otros miedos mayores que no solo son nuestros: el miedo a una guerra civil, el miedo particular a las ideologías que llaman a la intolerancia y la muerte (Patria, Socialismo o Muerte), el miedo al placer de asesinar de los esbirros y delincuentes de la guardia nacional y los colectivos, el miedo a una intervención extrajera que a ellos les aterra,... Pero está también el miedo de saber que la responsabilidad, el sentido común y la sensibilidad ante el sufrimiento de los que vivimos en este país parece que no son posibles en los miles de hombres y mujeres que tienen responsabilidad en la dictadura, y que con un cambio a una posición responsable, democrática y humana podrían demarcar una salida pacífica y provechosa para el país.

El objetivo de la dictadura, es que el miedo nos paralice. Pero en lugar de reaccionar con parálisis debemos  actuar con acciones de rebeldía. El Miedo de ellos es que nosotros sepamos encarar y enfrentar el miedo que ellos fomentan.
 
Este país está integrado por la gente que es gobierno pero no gobierna para el bienestar, sino que nos maltrata, basándose en una ideología fracasada hace ya decenas de años y que pretenden imponer mesianismos absurdos y cultos primitivos. Por la gente que nos asfixia y que cree tener la razón absoluta a pesar del infierno que van formando a su paso. Por otro lado, estamos nosotros los que no podemos vivir sino en la democracia; esa que respeta y reconoce al distinto, que habla dialoga y llega a consensos; que sobrepone el valor del hombre a una ideología, así sea está una que luzca hermosa y prometa una sociedad perfecta, pero vaga, tenue e improbable, una ideología como la que asumen ellos, que justifica "el como sea" y por tanto justifica los horrores que hemos visto, vivido y vivimos. Nosotros que somos los más, estamos cansados de mentiras y atrocidades, ya sin tiempo para la espera, nos repugna y no aceptamos la idea de que ellos con violencia y muerte intenten someternos.
 
El 70% de los ciudadanos de este país estamos muy seguros de que aquí no hay revolución sino contra revolución, que aquí no hay igualdad sino desigualdad terrible, que aquí no hay Libertad sino que se impulsa al pueblo a la desvalidez y a la servidumbre.

La mayoría de los venezolanos no podrán sentirse como en casa en su propia patria, sino se hacen conscientes de que deben defender los valores democráticos y de respeto a los hombres por su condición humana, y que lo tienen que hacer con firmeza, hablando, exigiendo y especialmente mediante  actos y acciones persistentes enmarcados en la protesta pacífica y en la desobediencia civil. Y aunque el ambiente de miedo que produce el régimen no es el mejor clima para la toma de decisiones  individuales y colectivas justas, es necesario encararse con él e intentar vislumbrar el futuro terrible que nos espera si mantenemos la indolencia de no hacer nada, ese futuro que ya se asoma  en la penuria, y la falta de libertades que vivimos hoy; versus un camino abierto de oportunidades, que la democracia, el respeto a los otros, el emprendimiento personal, la creatividad y la imaginación puede darnos como pueblo.
 
Lo que quiere la Dictadura

Encararse con el miedo, la última arma de la dictadura, obliga a ver el presente que vivimos, el futuro que queremos y el futuro que  rechazamos, y colocarlos en una balanza, para entender que el miedo será mayor si no hacemos nada. Pero el miedo no está solo de nuestro lado, ellos también lo tienen, y bastante.

Al final, no habrá paz si cuando intentamos cerrar los ojos no la  tenemos. A veces la rebeldía nos llama cuando no hay salida. Cuando la paz de ellos nos hace miserables y detestables para nosotros mismos.
 
Veremos qué pasa.

Homenaje a los Caídos - Canto de los hijos en marcha (Andres Eloy Blanco)

Canto de los hijos en marcha

(Andrés Eloy Blanco)
Para Oirlo

Madre, si me matan,
que no venga el hombre de las sillas negras;
que no vengan todos a pasar la noche
rumiando pesares, mientras tú me lloras;
que no esté la sala con los cuatro cirios
y yo en una urna, mirando hacia arriba;
que no estén las mesas llenas de remedios,
que no esté el pañuelo cubriéndome el rostro,
que no venga el mozo con la tarjetera,
ni cuelguen las flores de los candelabros
ni estén mis hermanas llorando en la sala,
ni estés tú sentada, con tu ropa nueva.
Madre, si me matan,
que no venga el hombre de las sillas negras.
Lléname la casa de hombres y mujeres
que cuenten el último amor de su vida;
que ardan en la sala flores impetuosas,
que en dos grandes copas quemen melaleuca,
que toquen violines el sueño de Schuman;
los frascos rebosen de vino y perfumes;
que me miren todos, que se digan todos
que tengo una cara de soldado muerto.
Lléname la casa
de flores regaladas, como en una selva.
Déjame en tu cuarto, cerca de tu cama;
con mis cuatro hermanas, hagamos consejo;
tenme de la mano, tenme de los labios,
como aquella noche de mi padre muerto,
y al cabo, dormidos iremos quedando,
uno con su muerte y otro con su sueño.
Madre, si me matan,
que no venga el coche para los entierros,
con sus dos caballos gordos y pesados,
como de levita, como del Gobierno.
Que si traen caballos, traigan dos potrillos
finos de cabeza, delgados de remos,
que vayan saltando con claros relinchos,
como si apostaran cuál llega primero.
Que parezca, madre,
que voy a salirme de la caja negra
y a saltar al lomo del mejor caballo
y a volver al fuego.
Madre, si me matan,
que no venga el coche para los entierros.
Madres, si me matan,
y muero en los bosques o en mitad del llano,
pide a los soldados que te den tu muerto;
que los labradores y las labradoras
y tú y mis hermanas, derramando flores,
hasta un pueblo manso se lleven mi cuerpo;
que con unos juncos hagan angarillas,
que pongan mastranto y hojas y cayenas
y que así me lleven hasta un cementerio
con cerca de alambres y enredaderas.
Y cuando pasen los años
tráeme a mi pedazo, junto al padre muerto
y allí, que me pongan donde a ti te pongan,
en tu misma fosa y a tu lado izquierdo.
Madre, si me matan,
pide a los soldados que te den tu muerto.
Madre, si me matan, no me entierres todo,
de la herida abierta sácame una gota,
de la honda melena sácame una trenza;
cuando tengas frío, quémate en mi brasa;
cuando no respires, suelta mi tormenta.
Madre, si me matan, no me entierres todo.
Madre, si me matan,
ábreme la herida, ciérrame los ojos
y tráeme un pobre hombre de algún pobre pueblo
y esa pobre mano por la que me matan,
pónmela en la herida por la que me muero.
Llora en un pañuelo que no tenga encajes;
ponme tu pañuelo
bajo la cabeza, triste todavía
por las despedida del último sueño,
bajo la cabeza como casa sola,
densa de un perfume de inquilino muerto.
Si vienen mujeres, diles, sin sollozos:
-¡Si hablara, qué lindas cosas te diría!
Ábreme la herida, ciérrame los ojos…
Y una palabra: JUSTICIA
escriban sobre la tumba
Y un domingo, con sol afuera,
vengan la Madre y las Hermanas
y sonrían a la hermosa tumba
con nardos, violetas y helechos de agua
y hombres y mujeres del pueblo cercano
que digan mi nombre como de su casa
y alcen a los cielos cantos de victoria,
Madre, si me matan.



El autor de la Poesía es nuestro poeta Andrés Eloy Blanco, compuesta en 1929.
El nombre del excelente declamador no lo pude conseguir.

Oyendo el programa Buen Provecho de Thays Peñalver por RCR tuve el placer de escuchar este poema de Andres Eloy Blanco, y realmente es un bello Homenaje a los Caídos en la lucha por la justicia, por la libertad y por la democracia.

Andrés Eloy hacía un homenaje a esos soldados humildes, desprotegidos, vulnerables que salían a luchar por libertad, y no sabían si regresarían vivos.  No como esos grandes jefes rodeados de seguridad, de guardaespaldas, de soldados, de anillos de seguridad, de camiones blindados, que gritan "Doy mi vida por la Revolución" y mandan a asesinar jóvenes desarmados que protestan pacíficamente por libertad y democracia.


martes, 25 de abril de 2017

Diccionario del Demonio de Izquierda Totalitaria




Dicen que hay un demonio totalitario que de vez en cuando aparece en la tierra haciendo de las suyas, destruyendo países, encarcelando gente, asesinando personas, expulsando  ciudadanos, expoliando y saqueando pueblos.
 
Este demonio aparece o se muestra con distintos avatares: Bolcheviques soviéticos, Castro comunistas, y en Venezuela su avatar es el Chavismo.
 
El chavismo como toda izquierda totalitaria tienen un diccionario demoniaco, parecido al Diccionario del Demonio que elaboro Ambrose Bierce entre 1881 a 1906.


Micro Diccionario del Demonio Chavista:

Alianza Cívico Militar: Servidumbre de lo civil a lo militar. Militarización de la sociedad.

Amor: Palabra utilizada para justificar la fuerte represión contra un pueblo que protesta por el mal gobierno que el demonio totalitario realiza. Mientras más Amor se ofrece es que más daño se hace. Por eso el demonio totalitario Ama tanto al pueblo que como los curas de la inquisición lo queman y los destruyen de tanto amor que le tienen para que así puedan salvar su alma, sostener la revolución, y  la promesa del paraíso prometido que nunca se alcanzara. Muchos, como en 1984 tienen el Ministerio del Amor que se encarga de la Guerra, de la lucha de clases y de aplicar la violencia revolucionaria; otros crean el Viceministerio de la Máxima Felicidad que se encarga de mantener a la población necesitada, desesperada y mal pagada de modo que puedan ser felices con cualquier tontería.

Antiimperialismo: Cualidad que se usa para descalificar cualquier acusación que se haga sobre los desmanes de los demonios totalitarios, que incluyen corrupción, nepotismo, violación de derechos humanos, represión, dictadura salvaje. La palabra mágica Antiimperialismo tapa o justifica toda maldad.

Antipopular: Todo aquel o toda acción que esta en contra de la dictadura del demonio totalitario. Todo reclamo por democracia, libertad, respeto a los otros inmediatamente pasa a ser antipopular.

Apátrida: Opositor al dominio del demonio totalitario. No merece patria, si fuese a principios del siglos XX lo fusilarían. Como estamos en el Siglo XXI es expulsado del país, preso, vetado económicamente o es blanco de cualquier maldad.

Contralor de la Republica: Personaje ausente, dicen que no existe pero parece que sí, porque cobra. Se encarga de mantener un silencio prolongado ante las corrupciones y malversaciones de la élite del demonio totalitario y de su entorno. Despierta para decir que el Demonio no es Demonio, y por tanto no se ha robado un céntimo; otras veces para inhabilitar políticamente por un largo tiempo a opositores que molestan a la élite.

Dignidad: Para el demonio totalitario es una palabra polisémica, porque tiene múltiples significados según el contexto en la que se use. Algunas veces es sinónimo de Sometido, por ejemplo. “Este es un pueblo digno y revolucionario”. Otras veces es sinónimo de Desvergüenza, por Ejemplo. “Aquí todos somos dignos revolucionarios”.

Capitalismo Salvaje: Sistema económico donde la gente vive mucho mejor que el país controlado por el demonio totalitario, con más calidad de vida y libertad. Pero es el chivo expiatorio de todo lo que hace mal la élite totalitaria. Culpable de la Guerra Económica. Sin embargo a pesar de lo aborrecible que es para los demonios de la élite, estós no dudan en pasar vacaciones, en comprar propiedades, en mandar a sus hijos a estudiar o vivir, y en invertir y hacer negocios en paises de capitalismo salvaje con el dinero mal habido en el país sometido al infierno totalitario.

Clase Obrera: Clase por la que lucha el demonio totalitario. Para que la lucha sea permanente y la revolución sea eterna, siempre la clase obrera será más dependiente, más pobre, y más necesitada de la limosna del estado. Así por ejemplo lo muestra el miserable salario de la clase obrera venezolana y cubana. El demonio la esclaviza en nombre de la revolución, pero les dice que son felices que tienen conciencia de clase y que estan haciendo patria e historia.

Colectivos, Milicias o Defensa Popular de la Revolución: se le llama a la práctica fascista de reprimir a la población, violando los derechos humanos, mediante el uso de paramilitares o mercenarios civiles, pagados y manejados por el demonio totalitario. 

Comandante Supremo: El  Führer.

Comunicador Popular: Palangrista pagado por el demonio totalitario. Encargado de ocultar la verdad, crear noticias falsas, documentar sucesos revolucionarios que nunca ocurrieron, aciertos y exitos falsos del demonio totalitario. Son los ilusionistas que trasmiten en directo desde el infierno pero te describen el paraiso prometido.

Consejo Nacional Electoral: Organismo encargado de realizar la trampa electoral. Solo representa a la élite del demonio.

Conciencia Popular: Propiedad que usa el demonio totalitario para indicarle al pueblo, que debe obedecer lo que la élite ordene. Si no obedecen no tienen conciencia popular.

Cultura Popular: Es la asfixia de la cultura por chantaje y presión para hacer un arte que se amolde a la ideología del demonio totalitario. De modo que se le despoja de su creatividad, imaginación, provocación, búsqueda, rebeldía, ... y todas esas cosas que hacen del arte y la cultura una cosa viva y vibrante.

Defensor del Pueblo: Limpiador de los crímenes y las violaciones de derechos humanos cometidas por el régimen del demonio totalitario.

Democracia: Falsa y parodia electoral con que se disfraza una dictadura de facto de partido único y alma totalitaria. A veces le colocan un adjetivo como "participativa", que en el mundo bizarro del demonio significa que no participa nadie distinto al partido totalitario.

Derecha: Todo aquel que tiene una idea distinta al demonio, o todo aquel que disiente o esta inconforme con las diabluras de la élite totalitaria.

Dialogo: Negociación donde la élite obtiene todo lo que quiere y la otra parte nada. Solo tiempo desperdiciado.

Dictadura del Proletariado: Dictadura de la Élite Totalitaria sobre el pueblo en general. Ver Revolución. Ver Socialismo/Comunismo.

Gallardía Revolucionaria: Expresión que se utiliza para decir que soy un macho pero tengo 20 guardaespaldas, carro blindado, y servicio de inteligencia. Usualmente el funcionario de la élite demoniaca se lo dice a un hombre que no posee ningún poder y está a merced del estado totalitario.

Fascista: todo aquel que protesta y disiente de la élite totalitaria. Todo fascista es de derecha, aunque sea una viejita, o un joven estudiante de bajos recursos, o un trabajador indignado por las terribles condiciones de vida que provoca el infierno de los demonios totalitarios.

Guerra Económica: Es la justificación del fracaso económico producto de la escandalosa corrupción e ineptitud de la élite totalitaria.

Hegemonía Comunicacional: Fuerte censura de la información y fábrica de mentiras de todo tipo. Compra de medios de comunicación con dinero oscuro o de procedencia de corruptelas para que solo informen lo que el demonio quiera. Cerco economico y judicial a todo medio de información disidente con las políticas del demonio.

Igualdad: Palabra para designar el objetivo hermoso de la Revolución. Pero todo lo que hace el demonio es agrandar la desigualdad y fortalecerla de modo que la Revolución dure permanentemente y se extienda en el tiempo una eternidad.

Imperialismo: Eso que es culpable de todo lo malo que hace el demonio totalitario. Chivo expiatorio.  A la élite demoniaca le encanta pasear, comprar propiedades e invertir en el imperialismo, pero lo odian a muerte.
 
Independencia: Palabra clave para justificar la represión y la cárcel de los que conspiran contra la Independencia del demonio totalitario. La independencia garantiza que la élite totalitaria pueda vivir bien,  con excesos, ostentación, guardaespaldas, y dinero a montón. Para el pueblo la Independencia es ser siervo de la élite totalitaria, es ser carne de cañón en caso de conflicto, es estar inmerso en la necesidad y en la completa Dependencia de las limosnas que le quiera dar el estado.

Internacionalismo Proletario: Justificación para intervenir en el exterior derrochando dinero, aprovechandose para hacer negocios sucios, y comprando gobiernos y partidos extranjeros a costa del ingreso de todo el país.

Justicia Revolucionaria: es la manipulación autoritaria y el uso de la arbitrariedad para impartir injusticia. Permite criminalizar a cualquier disidente u opositor al demonio totalitario.

Lealtad: palabra importante para ocultar las purgas asesinas, para ocultar violaciones de Derechos Humanos, para exigir obediencia ciega.

Liberación del Pueblo: Es la humillación completa del hombre sometido al demonio totalitario, inmerso en colas para comprar comida, medicinas, etc.; con salarios miserables de 20$ mensuales, y sometidos a un chantaje cruel para optar a una bolsa de comida o a un puesto de trabajo mal pagado, etc.

Lucha Cívica y Popular: Invocación que hace la élite del demonio desde el poder del estado totalitario  para justificar su permanencia en un cargo de poder, o avalar conductas no éticas, y violaciones de derechos humanos cometidas. "Mi historial de lucha cívica y popular me respalda en ...". Palabra que se contradice así mismo, ya que como se ve no es  cívica ni popular.

Medios Populares, Alternativos y Comunitarios: mediós de información del partido demoniaco que difunden información y contenidos para hacer parecer al demonio como un angel. Todos financiados por el estado, todos conformados por pequeños y torpes diablos palangristas.

Moral Revolucionaria: Es esa cosa que les hace aceptar a los pequeños demonios que conforman a los seguidores del demonio totalitario, cualquier inmoralidad, violación de normas y/o derechos humanos porque hay que preservar la revolución. A pesar de todos los errorres y los pecados hay que seguir apoyando a la élite demoniaca basados en la Moral Revolucionaria. El mensaje del demonio es claro No sea crítico, ni libre pensador, ni analice, solo debe tener Moral Revolucionaria

Movilización Revolucionaria: Desplazamiento obligatorio so pena de castigo de los empleados públicos para hacer lo que la elite demoniaca desea.

Patria: Es lo que avoca a la masacre de los que no están de acuerdo con lo que quiere la élite del demonio totalitario. Cuando hay que reprimir, encarcelar, asesinar, o mandar a miles como carne de cañón a la guerra se hace el llamado por la Patria, y se hace un sacrificio por la Patria, una Patria que funciona solo para ellos.

Paz: Guerra, confrontación.

Personas Detenidas: Presos Políticos.

Poder Constituyente: grupo de demonios seleccionados a dedo por el demonio mayor y su alto mando para que representen el pueblo, y asegure que los demonios totalitarios sigan mandando, saqueando los bienes del país, y explotando a su gente mediante el Poder de la Patria.

Poder de la Patría: es el derecho al saqueo perpetuo de un país por los demonios totalitarios, pero tambien incluye la explotación del pueblo sometido a servidumbre por el estado demoniaco totalitario. Incluso los pueden alquilar a otro país como lo hace el Castrismo con los pobres ciudadanos cubanos.

Poder del Pueblo: Es el poder de la burocracia del partido, que le permite a la élite demoniaca acceder a prebendas, negocios, corruptelas y dinero a montón.

Poder Moral:  poder impotente que se burla de la moral y la ética. Nunca se reúne, y si lo hace es para limpiar inmoralidades, corruptelas y atrocidades como violación de derechos humanos.

Pueblo: Es el dios difuso del demonio totalitario, que se manifiesta en Dualidad, La élite ES el Pueblo y a su vez REPRESENTA el Pueblo. Solo es Pueblo la élite totalitaria y la gente que los apoya, los demás son apátridas y traidores, enemigos de la revolución. Pueblo a su vez es un condicionador lógico, se Es Pueblo SI y SOLO SI se está de acuerdo con la élite del demonio.

Reducción Calórica: Escasez de producto alimenticios primordiales para una buena nutrición de la gente lo que conlleva al hambre y la desnutrición. Es una forma forma de expresar esta dura realidad quitándole todo el hierro, la dureza, y venderlo solo como una simple reducción ante una abundancia que no existe. El uso cínico de las palabras es característica fundamental de todo totalitarismo de izquierda o de derecha.

Revolución: Estado temporal permanente de gobierno fuerte, con represión, lucha de clases, y cese de libertades hasta que se alcance una sociedad perfecta, lo que obviamente nunca ocurrirá. Por tanto la Revolución es Dictadura Permanente.

Revolucionario: Al contrario de lo que dice la palabra el revolucionario nunca cambia, se quedan en una un estado mental de revolución permanente, que es estatico, esteril en palabras, y repetitivo en expresiones. Hay varios tipos de revolucionarios: El Revolucionario líder, jefe de la manada de demonios, viven bien, saquean, viajan, y ponen a su entorno familiar de amigos donde hay, usualmente son oportunistas y corruptos. Luego estan  los Revolucionarios de la manada, acriticos, sin criterio propio, dociles y serviles, pequeños demonios que hacen lo que piden los demonios jefes de la manada.

Soberanía: Palabra que significa que la élite totalitaria podrá hacer lo que le da la Soberana gana. El pueblo tendrá limitaciones económicas, de tránsito, de libertades, pero tendrá soberanía para decidir si hacer la cola a pleno sol para que le den un mendrugo de pan o una bolsa de comida. La Soberanía se usa para descalificar cualquier reclamo de la población, por cosas indebidas que hace el demonio totalitario. Después de hacer una maldad, por ejemplo asesinar a una decena de personas y encarcelar a miles; ante cualquier reclamo responden “este país es Soberano”.

Socialismo/Comunismo: Estadio de perfección social donde no habrá clases, que nunca se conseguirá porque simplemente es un cuento caza bobos. Pero que mientras se consigue (que es por toda la eternidad) tiene una clase principal que es la élite del partido del demonio, que son Imprescindibles (que gozan, abusan y disfrutan las mieles del poder),  luego están los vigilantes que usa la elite demoniaca para controlar y reprimir a los vigilados, que son los que producen, y luego están los sin trabajo o con trabajo de salario paupérrimo, llevados por el demonio a la extrema necesidad y a la completa dependencia del estado, para usarlos  como justificación de su dictadura.

Solidaridad: exigencia de complicidad acrítica ante cualquier desafuero que cometa el demonio totalitario.

Tecnología Popular: farsa en la que se hace creer a la gente de que existe una Tecnología que nace del pueblo de manera espontánea, sin formación educativa, a través de los poderes creadores del pueblo, que son una especia de mana esotérico que hace que la ciencia y la tecnología surjan de la nada.

Terrorista: Estudiante, viejita o viejito, muchacha o muchacho protestando pacíficamente contra el infierno que siempre provoca el demonio totalitario. Los más agresivos están armados con piedras. Son controlados por los paramilitares civiles del demonio que usan armas, pistolas, escopetas, revólveres, o por la guardia nacional del demonio, que usa helicópteros que lanzan bombas lacrimógenas, tanquetas, ballenas y fusiles.

Tribunal Supremo de Justicia: Tribunal compuesto por injustos, todos miembros de la élite del demonio totalitario, encargado de malinterpretar, ajustar y crear leyes que se amolden a lo que el demonio totalitario quiere. El tribunal que es elegido a dedo y a oscuras por los demonios totalitarios, cuando es necesario asume injustamente las atribuciones de otros poderes elegidos directamente por el pueblo, pero que por fallas en la parodia electoral son ganadas por opositores.


Si tienen una Palabra que piensan vale la pena ingresar en este Micro Diccionario del Demonio Totalitario Chavista, por favor sugiéranla en los comentarios.