jueves, 22 de junio de 2017

La Doble Tragedia de Ayotzinapa. De como victimas apoyan asesinos.


Si yo fuese un familiar de un asesinado y me reúno con asesinos de otras personas buscando su apoyo en mi denuncia del crimen,  es como raro e inapropiado. Pero peor aún, si me reúno con asesinos que no solo han asesinado a 43 como en Ayotzinapa, sino que han asesinado nada más en los primeros 6 meses de 2017 a casi 80 jóvenes venezolanos, y entre 2014 y 2016 a 50 más. ¿Quién carajo soy?  Víctima o victimario. Al menos, una mala persona, con dolor, pero mala persona al fin.

Que ética, que pensamiento, que divorcio tan terrible entre el dolor de perder un ser querido y apoyar a un asesino a un más terrible, que multiplica por 4 el dolor vivido, pero en otros.

Lo de Ayotzinapa, muestra ese perfil cínico y malévolo del chavismo que asesina a cientos en Venezuela, que auspició con su indolencia el asesinato de también cientos en la Guayana Venezolana para permitir que las mafias mineras sacarán el oro de sangre, oro sucio que hoy compran y revenden.

Mienten descaradamente al mundo para mostrarse como defensores de una ética que no tienen, ya que de facto son asesinos. Para mantener su disfrz insostenible usan a familiares de los estudiantes asesinados en Ayotzinapa, en México. Familiares que lamentablemente se convierten en cómplices de asesinos y victimarios de los ya ha asesinados y de los que serán asesinados muy próximamente por la dictadura totalitaria venezolana, 

Los crímenes de Ayotzinapa los ejecutó un alcalde de la izquierda, del PRD, con la mafia del tráfico de drogas y la complicidad de las policías. Es cierto que ha habido alguna incapacidad del estado para dilucidar el crimen, para mantener confianza y la transparencia en la investigación, pero esto no justifica la búsqueda de apoyo a la denuncia que se hace para esclarecer de una vez por todas tan terrible crimen, en asesinos tan terribles como los de Ayotzinapa. Lamentablemente ciertos sectores de la izquierda en Latinoamérica todavía  apoyan a un régimen que mata sin rubor, ni arrepentimiento, que sonríe ante la tragedia de los otros, y que es lo mas estremecedor, sonríen ante la muerte que producen, ante la tragedia del otro, ante el dolor del otro.

Que poco respeto a los deudos, que vergüenza, Ayotzinapa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario